enfrdeitpt

Actualidad en Prades

"Bodes, batejos i comunions", la nueva exposición de los Tamborinos de Prades

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desde hace 17 años, la Asociación Els Tamborinos hace una excepcional labor de conservación y recuperación del pasado histórico de Prades a través de fotografías. Cada año, durante una semana del mes de Agosto, organizan en la Villa Vermella una exposición fogràfica sobre un tema determinado. Este año, la propuesta presentada fue "Bodas, bautizos y comuniones", una exposición que se ha podido visitar en el Ayuntamiento de Prades entre el 10 y el 18 de Agosto. Hablamos con Esther Massó, la presidenta de los Tamborinos, para que nos cuente más sobre la iniciativa y la trayectoria de la asociación.

¿Por qué "Bodas, bautizos y comuniones"?

Porque siempre hacíamos exposiciones de temas muy específicos y cuadrados dentro de un tiempo concreto, como por ejemplo el año pasado con los años 70, y este año quisimos hacer un poco de homenaje a toda al gente que nos viene a ver y quisimos que todo el mundo llevara fotografías ... Pero claro, no pensábamos recibir tantas!

¿Cuántas fotografías recibisteis?

De colgadas hay cerca de 500, pero nos llevaron muchas más, así que tuvimos que poner un límite: dos o tres fotografías por familia. Una familias incluso ha podido reunir y dejarnos fotografías de cuatro generaciones, la más antigua de 1887.

¿Las fotografías que están colgadas, son las originales?

No, todo son copias de las originales que tenemos digitalizadas. Una vez digitalizadas las ampliamos y las imprimimos todas en el mismo tamaño. Por eso mucha gente mayor, cuando llega y ve las fotografías que nos ha dejado, se queda parada de verlas tan grandes.

¿Cuando hace que estáis organizando la exposición?

Desde que acabó la pasada, un año. Lo que pasa es que la gente se piensa que esto se monta en un abrir y cerrar de ojos y te dejan las fotografías un mes antes. Si esto no lo haces con tiempo es una locura, así que aunque el grueso de trabajo se acumule en verano, en invierno también vamos dejando cosas terminadas.

¿Qué es lo más gratificante de hacer una exposición como ésta?

Ver la cara de la gente cuando viene a verlo. Sobre todo cuando encuentran en fotos a gente que hace mucho que no ven. Por ejemplo, mi experiencia más buena aquí fue durante la primera exposición, cuando una señora vio en una fotografía a su hermano, que había muerto de pequeño, y ella no conocía la existencia de esta. Me la encontré allí llorando y no nos paraba de dar las gracias.

¿Qué proyectos tenéis para el futuro?

Tenemos tanto patrimonio que podríamos hacer muchísimas exposiciones de temáticas diferentes. El año que viene tal vez, a través de nuestro compañero Olesti, que es un coleccionista muy importante, montaremos una exposición para mostrar parte de todo este material que él conserva de Prades.